Translate

miércoles, abril 28

LA SIRENA HERIDA

 


Hay mares en mi cuerpo
llevándome a la orilla;
viejos acantilados
salpicados de espuma,
esponjas saturadas
secando su amargura
y una sirena al fondo
contemplando el paisaje.
Mientras voy navegando
se me ocurren los sueños,
los oasis de tierra,
los desiertos de agua
los inmensos amores,
las soledades dulces
y tantas, tantas veces
se me ocurren los sueños.
Son mares que me dejan
a la sazón vencida,
magullada de piedras
tiradas por el eco
de la falsa palabra,
del pasajero lazo
que se rompe, que chasca
hasta partir el aire
hasta sentir a trozos
la voz amartillada...
que me deja a la orilla
del mar y de la tierra.


Julie Sopetrán
De mi libro: Los cinceles del tacto.


17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eres increíblemente sensible, fuerte y serena. Me encanta tu poema. Gracias por compartirlo.

      Eliminar
    2. Gracias por tu lectura y por tus palabras.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Amapola Azul. Me alegra mucho tu lectura. Un beso.

      Eliminar
  2. Me ha encantado. Como siempre usas bellas palabras para describir esas emociones tan profundas y con tanto fondo. Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel. Me alegra saber que te ha gustado. Ya estoy con tu libro. Mi abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, Nidia. Me alegran tus palabras y saber que te ha gustado. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Hermosa tu poesia Julie me encanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por visitarme. Me alegra saber que te gustó. Besos.

      Eliminar
  5. Desde lo que siente la mar en este tiempo
    tan atribulado y en decadencia...pero al final ella igual sobrevivirá, porque es la voluntad divina de que así sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Meulen, estoy de acuerdo contigo, la mar sobrevivirá al animal humano, sin duda. Mi abrazo.

      Eliminar
  6. Eres un oasis de tierra y un desierto de agua. Precioso Julie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría, Fernando, gracias por tu lectura. Mi agradecimiento por venir a leer este poema. Mi abrazo.

      Eliminar
  7. Sigue navegando Julie, es bello tu sentir en este mar poético. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. Mi abrazo y cariño por tus palabras y tu lectura.

      Eliminar
  8. A veces las heridas que más duelen son aquellas que no tienen sangre, están llenas de dolor, soledad, traición, tristeza. Por eso, una vez localizadas nuestras emociones y sentimientos, tenemos que dejar de perpetuar su estancia en nuestro interior.
    Julie, profundo sentir.
    Un cariñoso abrazos.

    ResponderEliminar