Translate

domingo, junio 26

LA SEDA DEL ÁNGEL


Agua
Cielo
Mar
La tierra es azul y verde
Y violeta
Y más y nada y todo
La tierra desespera

Entre manos inquietas
¿Y dónde están los árboles
Las sonrisas
Los besos del Amor?

Todo es gasa
Tisú de adolescencia
O es un velo marrón sobre el viento
Moviéndose en los ojos
Entre el ropaje del misterio
O las transparencias del espejo
Palomas invisibles
Juegos del aire en sueño
De vivencias
Entre las olas de nuestras almas

Ondean sedas de ángeles
Materia, Cuerpos
Piedras, Playas, Bosques
Animación de infinitos azules

Y no hay final
Todo es un engranaje
De retos y de pugnas

Donde estamos tú y yo
Y él
Y ello
Y ella.
 

©Julie Sopetrán


12 comentarios:

  1. Como me alegro de haber vuelto a encontrarte, Julie.
    Precioso poema.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Yo también me alegro. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hermoso felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo. Gracias por venir a leer mi poesía. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Poesía para sentir y divagar y, dejar que las imágenes hablen. Hermoso poema maestra.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatiana, qué alegría verte por aquí, muchas gracias por tu lectura y por tu amistad. Mi abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Cada vez mucho mejor Julie. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, gracias. Agradezco tus palabras. Mi abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Querida Julie, qué placer leer tus hermosos poemas. Te admiramos y queremos como colombianos y sopetraneros Recibe un beso y un abrazo de Pilar Gómez y Raul E. Tamayo

    ResponderEliminar
  7. La alegría es mía, Pilar, Raúl. Muchas gracias por vuestra lectura. Es para mí un honor. Mi abrazo y cariño.

    ResponderEliminar
  8. Así es ,todo es un engranaje perfecto que solo los hombres con nuestros errores deterioramos y destruimos. Esta Tierra maravillosa es nuestra casa, la casa de todos aunque no todos lo vean así. Sí,necesitamos un ángel de seda que nos guíe.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Joaquín. Mi abrazo fuerte. Tu comentario siempre me hace feliz.

    ResponderEliminar